• Reduce gradualmente tanto la cantidad como el grosor del vello.
  • Actúa penetrando el folículo piloso para “dañarlo”, lo que evita que el folículo se active y produzca nuevamente el vello.

Se realiza en grandes partes del cuerpo y es menos dolorosa que otras técnicas de depilación.